La Señal

                               


Foto Chema Madoz
                  -LA SEÑAL-                         

Subimos a diario en la misma parada del autobús que nos lleva a la universidad,
Tenemos una edad similar, año arriba año abajo,  ella siempre va acompañada de su chico, yo al principio los observaba sin mucho interés, no eran mas que otra pareja de jóvenes enamorados que estudian la misma carrera y  la vida les deparará un futuro prometedor que les llevará a compartir adosado, dos coches y una hipoteca en común.


 
Yo no soy mas que una becaria, y después de terminar la carrera, he tenido la inmensa suerte de conseguir una beca de investigación que me llevará a  un futuro "precario" prometedor y me conducirá  a que nunca pueda comprarme un adosado, y ni siquiera pensar en adquirir un coche, salvo que le toque la lotería a mi madre y decida repartir el premio.
 Al bajar del autobús ella me miro y me guiño un ojo, su novio la ciño de la cintura y se encaminaron hacia la facultad, yo andaba detrás de ellos sin entender el gesto que hacia unos instantes acababa de recibir,
Llevo un mes recibiendo el mismo gesto, día tras día, coincidimos en el autobús y ella siempre se las arregla para, sin que él se de cuenta, guiñarme un ojo, lo ha convertido en una costumbre indispensable, hasta tal punto que los fines de semana no tengo ganas de salir de mi caótica habitación por que sé que no recibiré su silencioso gesto.
Estoy convencida de que mas pronto que tarde podré verla a solas y entonces le expresare todo lo que siento por ella, por tenerla entre mis brazos, por besar su boca. No será fácil, por que el imbecil de su novio no la deja ni a sol ni a sombra, a si que preparo estrategias de acercamiento, en el campus rara vez nos vemos, ella esta en la facultad de económicas y yo en la de química, pero aun así podríamos coincidir, las bibliotecas de las dos facultades están muy próximas.
Desde que ella se dirige a mi con ese gesto pícaro que delata sus intenciones, no vivo, no veo a otra mujer que pueda hacerme sentir la increíble sensación de excitación sexual que me invade cuando la veo, me gustaría poder expresarle con otro gesto, que yo también la deseo y que anhelo poder demostrárselo.
He pensado en  hacerme la encontradiza y abordarla cuando vaya a tomar café, pero eso podría ponerla en evidencia delante de sus compañeras y es evidente que no desea salir del armario, al menos no ahora.
Podría enviarle un email diciéndole que, a mi también me gusta ella y que se deje de disimulos, pero pienso que eso es ir demasiado directamente.
Pero al fin y al cabo fue ella la que empezó, yo solo le estoy respondiendo a sus continuas y deliberadas insinuaciones, ¿o acaso no es ella la que me lanza las señales?

Creo que lo mejor seria intentar verla a solas, ir a su facultad y quedar con ella.

A lo peor solo quiere probar, se ha enterado de que soy lesbiana y le pone o le dá morbo intentarlo con una tía.

Me da igual, a  mi me gusta ella, y no dejo de pensar en su cuerpo desnudo, en el tacto de su piel, en sus pechos erectos acariciando mi sexo, en su boca. Llevo días sin conciliar bien el sueño y sé que si no satisfago esta necesidad me moriré, ya no soy capaz de concentrarme en el trabajo,  el otro día confundí  una base con un acido, casi la armo en el laboratorio y gracias a que estaba Julio atento no se jodio el proyecto de investigación en el que estoy trabajando mas de tres años.

Llevo varios días intentando hacer un planing  de sus movimientos en la universidad, se que sale a desayunar a la cafetería  de filosofía, es un poco mas barata que la de económicas, se mueve por el campus entre clase y clase, yo la he observado de lejos, no me atrevo a abordarla, pero hoy, mientras yo iba desde el laboratorio de químicas hasta la secretaria la he visto, iba con una amiga de mi exnovia, y he pensado- ahí tienes tu oportunidad, aprovéchala- mientras me acercaba  no dejaba de planear la conversación, me preguntaba  y me respondía a mi misma como un ventrílocuo  bipolar.
Al fin me he cruzado con ellas, un saludo fugaz
-Hola Patricia
-Hola Berta, que tal estas?
-Bien, ¿y tu? desde que no sales con…bueno que no te vemos el pelo.
-Si estoy muy ocupada con la tesis, apenas salgo.
No me atrevía a mirarla, pero he hecho un esfuerzo y levantando la vista, la he mirado a la cara.
-Ahh, ¿no os conocéis?, esta es Luz, compañera de clase de Gordi.
Le he tendido la mano.
-Encantada.
Me ha sonreído, y me ha guiñado un ojo, después se ha dirigido a Berta y le ha dicho.
-Tengo un poco de prisa, os dejo hablar, me voy
Y le ha guiñado un ojo.



lrc



 

2 comentarios:

Angelica Riascos dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJA eso fue divertido xD me gusto mucho, esperare con ansias los otros :) eres grande lorca

marali dijo...

Maaaasss por favor..